Licencia de apertura para Suchil 15

Este establecimiento es un buen ejemplo de dos aspectos a los que nunca se les da la suficiente importancia cuando uno tiene intención de montar un negocio de restauración, hasta que es demasiado tarde: la salida de humos de cocinado y la insonorización del local.

El local en cuestión ya había tenido un uso de restauración, una taberna irlandesa en concreto, y había contado con licencia, y aún así, antes de que los integrantes de Cocinarte de Focaris, Suchil 15 decidieran poner en marcha su bar restaurante en el emplazamiento, el local había tenido diversos problemas por exceder los límites de emisión de ruidos a las viviendas colindantes. Los nuevos propietarios lo sabían, y nos llamaron para pedirnos nuestra opinión.

Cuando un local tiene un defecto en su insonorización, solo hay una única solución posible: vaciar por completo el local, y rehacerlo. En este caso, además de ejecutarse el cubo completo preceptivo (suelo, techo, y paredes perimetrales), se desmontó por completo la entreplanta existente para evitar la transmisión de ruidos a través de la estructura de la misma a colindantes, desolarizando acústicamente dicha entreplanta del resto de la estructura del establecimiento.

En relación con la salida de humos de cocinado, son muchas las ocasiones en las que posibles clientes nos llaman para pedir presupuesto o asesoramiento para la obtención de la licencia de apertura de sus establecimientos de restauración indicándonos que el local ya cuenta con salida de humos de cocinado.

Lo realmente importante no es ya que el local ya disponga de ella, sino que la misma cumpla con normativa, que en muchos casos no es así.

Suelen ser salidas con diámetro de conducto reducido, no acorde a las necesidades previstas en cocina, lo que provocará tener que sobredimensionar el motor de impulsión y ruidos y vibraciones indeseables, con materiales de acabado que no cumplen las condiciones de prevención de incendios actuales.

En este caso, la salida tampoco cumplía, y hubo que sustituir el conducto de salida existente por un conducto con característica frente al fuego EI30 de diámetro acorde a las necesidades de la cocina a instalar.

Estos aspectos, junto con otros  relativos a la protección arquitectónica de la fachada, condicionantes específicos que para este tipo de establecimiento tiene dispuestos el Ayuntamiento de Madrid, etc., hicieron, no sólo que el local disponga de su licencia de primera ocupación y funcionamiento sino que sus propietarios puedan trabajar con la tranquilidad de saber que su local cumple con todos los condicionantes impuestos por ordenanzas y normativa, no sólo a nivel teórico, sino principalmente, en la realidad.

Ingenio Madrid, perseveramos en su licencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s