Oboi, restaurante de Tres Cantos, y su proyecto eléctrico

Cuando los propietarios del bar restaurante Oboi en Tres Cantos contactaron con Ingenio Madrid tenían realmente un problema muy serio.

Habían dado, por desgracia, con un técnico que más que aportar soluciones era un obstáculo para la obtención de los permisos del restaurante.

En aquel momento, tenían un proyecto eléctrico para ejecutar la instalación de electricidad del restaurante sencillamente, inejecutable, puesto que no cumplía con las condiciones establecidas para locales de pública concurrencia en el vigente Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, y, además, tenían la obra del local paralizada por diversas desavenencias con la dirección facultativa.

Llevaban con dicha situación al menos un par de meses, situación que estaba estrangulando económicamente a la propiedad, con riesgo de que, de continuar así, ni siquiera fuera posible llegar a culminar la obra y abrir el establecimiento.

Un auténtico horror para cualquiera que quiera montar un negocio.

Primeramente dimos solución al problema de la instalación eléctrica; se diseñó la misma y ejecutó teniendo en cuenta todos los preceptos legales a cumplir, y, cuando estuvo totalmente ejecutada, se pasó la correspondiente inspección por parte de un Organismo de Control Autorizado, con resultado positivo, tras lo cual el establecimiento tenía resuelto el problema del suministro de energía eléctrica, fundamental, puesto que sin dicho suministro es imposible ejercer la actividad.

Cuando los propietarios vieron la forma de proceder de Ingenio Madrid, y, dado que tampoco se había finalizado el expediente para la obtención de la licencia de funcionamiento correspondiente, decidieron prescindir del anterior técnico y encargar la resolución del expediente a Ingenio Madrid.

Se elaboró toda la documentación pertinente, incluido nuevo proyecto técnico, puesto que las relaciones con la anterior dirección facultativa impedían utilizar el trabajo desarrollado por la misma, se asesoró a la propiedad sobre qué documentos debían aportarse y dónde poder recabar los mismos, y por último, pero muy importante, se acompañó a la inspección municipal durante la visita para concesión de la licencia, puesto que en Ingenio Madrid consideramos que dicho aspecto es determinante, dado que cualquier duda que pueda surgirle al técnico municipal debería ser resuelta por los técnicos al cargo de la licencia, no por parte de la propiedad, que no tienen porque tener los conocimientos necesarios para poder resolver las posibles dudas que se planteen durante la visita.

Y obtuvieron su acta favorable de funcionamiento.

Así de sencillo. Donde anteriormente no había más que problemas, Ingenio Madrid aportó soluciones encaminadas a la obtención de los permisos correspondientes, desbloqueando la situación anteriormente existente.

Si siempre supone una satisfacción poder ayudar a nuestros clientes a obtener sus permisos, cuando se da un caso como este, realmente complicado, en el que la situación es crítica (la actividad estuvo a punto de no llegar siquiera a arrancar dada la situación), lo es mucho más, y da pleno sentido a nuestro eslogan:

Ingenio Madrid, perseveramos en su licencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s