Tramita tu licencia y monta una juguetería

Entrevistamos a Txetxu Urkiola, de Bas Asesores Abogados, para que nos expliquen los pasos a dar para abrir una juguetería. En esta guía encontrarás todos los requisitos y recomendaciones, tanto legales como para sentar las bases de éxito para tu juguetería.

– ¿Qué condiciones específicas debe tener un local para ser habilitado como juguetería?

Pues en principio, ninguna en especial. No estamos hablando de ninguna actividad peligrosa, ni que tenga ninguna normativa especial al respecto. Por ello, lo único que habrá que hacer es tramitar ante el Ayuntamiento correspondiente la licencia de apertura. Antes de formalizar definitivamente el contrato de compra o alquiler del local, conviene consultar previamente en el Ayuntamiento si el local en cuestión cumple con la normativa urbanística en vigor. El hecho de que ya exista una actividad en el local, no significa que cumpla con todos los requisitos (alturas, accesibilidad…). Es posible que la actividad que se esté realizando tenga permisos porque tuvieron que cumplir con una anterior normativa que era menos restrictiva que la actual.

 – ¿Qué papeles o gestiones específicas debe realizar el propietario de una juguetería?

Lo primero que hay que hacer cuando inicias una actividad es darse de alta en Hacienda. Básicamente, se realizarán dos gestiones ante este Departamento:

1.- Presentar una declaración de alta en el Impuesto de Actividades Económicas.

2.- Presentar una declaración censal. Es decir: una declaración informativa en la que comunicamos a Hacienda todos los aspectos fiscales relevantes (actividad, domicilio de la actividad, especificaciones sobre la forma de tributar de cada impuesto: renta, IVA, sociedades -si estamos ante una empresa-)

Ambas declaraciones son sencillas y se pueden tramitar rápidamente (en un día).

Una vez, dados de alta en Hacienda, corresponde tramitar el alta en la Seguridad social como autónomos (bien sea porque el titular de la actividad sea una persona física, bien porque hayamos constituido una sociedad y alguno de los socios vaya a ejercer como trabajador de la empresa). Además, si la actividad va a contar con trabajadores por cuenta ajenta, daremos de alta al titular, o a la entidad que hayamos constituido, como empresario, solicitando un código de cuenta de cotización. Para este trámite, nos solicitarán copia del impreso de alta en actividades que nos hayan facilitado en Hacienda.

A partir de ahí, hay otros trámites que cumplir: solicitud de licencia de actividad (que ya no es requisito previo: se puede solicitar a posteriori) ante el Ayuntamiento, comunicar la apertura de centro de trabajo ante la Seguridad social, solicitud de libro de Hojas de reclamaciones ante el departamento de consumo de la comunidad autónoma en donde nos encontremos…

Por último, al hablar de juguetes, sí que hay que tener claro que éstos deben cumplir con el Real Decreto 1205/2011, de 26 de agosto, sobre la seguridad de los juguetes. Por ello, deben llevar la identificación tanto del producto como de la empresa fabricante o importadora. También existe la obligación de reflejar el marcado CE. Esto nos indica que el juguete cumple los requisitos de seguridad exigidos por la Unión Europea. Este marcado CE debe ser visible para el consumidor con anterioridad a la compra del juguete, así como ser indeleble y tener una altura mínima de 5 mm.

Son las empresas fabricantes las que envían sus productos a organismos autorizados con el fin de que certifiquen que cumplen todos los requisitos de seguridad. Estos organismos autorizados serán designados por el Instituto Nacional del Consumo.

– ¿Recomiendan establecer alguna zona de juegos o lúdica (biblioteca infantil, piscina de bolas o similar) en una juguetería? En ese caso ¿necesita el propietario algún papel o gestión adicional?

Esto es más una decisión de marketing de la propia empresa. Lógicamente, cuantos más servicios ofrezcamos a los clientes, mayores ventajas tendremos ante nuestros competidores. En cuanto a las gestiones adicionales, dependerá del tipo de servicio que se ofrezca: si va a contar con personal de cuidado de niños, elementos que van a configurar el servicio… Sí que convendría tenerlo en cuenta a la hora de contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra las posibles contingencias que puedan suceder (aunque no es un requisito obligatorio).

– ¿Qué recomendaciones generales ofrecería a una persona que quiera abrir una juguetería?

Como a todo el mundo: que haga un buen plan de negocio. Que comience por pensar qué tipo de negocio va a querer ofrecer (especializado en determinado tipo de juguetes, tienda pequeña o grande, si va a ser un negocio familiar…). A partir de ahí, que haga una previsión de gastos (inversión inicial de compra de productos, inversión inicial de acondicionamiento del local, alquiler, cuota de autónomos, gastos de personal, publicidad, asesoría, seguro del local…), de tal forma que vaya haciendo una previsión de los ingresos que va a necesitar para cubrir todos esos gastos. Esto le ayudará, entre otras cosas, a saber qué porcentaje va a tener que cargar en los productos para poder cubrir los gastos y obtener un beneficio empresarial.

– ¿Qué inversión (media) puede requerir la puesta en marcha de este tipo de negocio?

Efectivamente, va a depender de muchos factores. Inicialmente, hay dos aspectos básicos:

1.- Relacionados con el stock de productos. Lógicamente, habrá que hacer una inversión inicial en la compra de productos. En función al dinero del que pueda disponer, es posible que la línea de negocio se decante hacia un lado, o hacia otro. Por ejemplo: si no disponemos de mucho dinero, quizás deberíamos pensar más en una juguetería de tamaño reducido, lo que nos llevaría o a ofrecer producto especializado, o centrado en una zona de influencia en donde no existan grandes competidores.

2.- Relacionados con el local. La ubicación del local es fundamental. Cuanto más cerca esté del núcleo urbano, o si está en un centro comercial con un gran número de usuarios, el precio del local va a ser mayor. Pero también previsiblemente esto hará que el número de ventas sea mayor. Por otra parte, el tamaño también importa. A mayor tamaño, mayor gasto. Y no sólo en la inversión en la compra, o alquiler, sino también en personal. Aquí hay que buscar el equilibrio.

Por ello, tal y como hemos explicado anteriormente, lo que se debería hacer es un planteamiento inicial de qué tipo de negocio quiero ofrecer, y preveer si con el dinero con el que cuento, puedo poner en marcha el negocio.

Fuente: Cinco Días

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s