Nueva Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid

Con fecha 21 de marzo de 2014 entró en vigor la nueva Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid.

Al respecto, indicar que, aunque en la exposición de motivos de dicha Ordenanza se hace mención a toda una serie de cambios normativos que han llevado a la modificación de la anterior Ordenanza por la que se establecía el Régimen de Gestión de Control de las Licencias Urbanísticas de Actividades del Ayuntamiento de Madrid (OGLUA), dicha exposición de motivos pasa por alto que dicha Ordenanza, la OGLUA, vio derogados 57 artículos de la misma por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, casi todos relativos a las Entidades Colaboradoras en la Gestión de Licencias Urbanísticas (ECLUs), y a los propios procedimientos de concesión de licencias de actividad dispuestos en dicha Ordenanza, esto es, su núcleo central.

Y dicho aspecto no es irrelevante, puesto que, tuviera o no intención con anterioridad el Ayuntamiento de modificar la anterior Ordenanza sin el impulso de la publicación de la sentencia antes referida, el caso es que en el último mes da la sensación de que el Ayuntamiento ha visto condicionados los tiempos que inicialmente tuviera marcados por la publicación de la sentencia, teniendo como consecuencia el que la nueva Ordenanza haya entrado en vigor sin que la Agencia de Gestión de Licencias haya podido organizar suficientemente la llegada de la nueva Ordenanza (a día de hoy aún no hay publicados baremos de tasas correspondientes a los nuevos procedimientos en caso de efectuarse vía Ayuntamiento, y la información disponible en la página web del Ayuntamiento no hace referencia al nuevo procedimiento de Licencia por poner tan sólo dos ejemplos).

La nueva Ordenanza tiene como novedades principales a destacar la posibilidad de que el interesado pueda elegir libremente entre cursar el expediente ante el propio Ayuntamiento de Madrid o ante una ECLU (con la anterior Ordenanza el interesado estaba obligado a cursar su expediente con una ECLU, y, dependiendo del procedimiento para la obtención de la licencia, el expediente finalizaba directamente ante la Entidad Colaboradora o requería de la intervención municipal en los casos más complejos para concluir dicho expediente), la simplificación en el número de procedimientos, que pasan de cinco a tan sólo dos, o el establecimiento de pautas más precisas en relación a qué se entiende por modificación de una licencia.

Con la nueva Ordenanza el interesado puede promover su expediente directamente ante la Agencia de Gestión de Licencias de Actividades del Ayuntamiento de Madrid, o bien ante una Entidad Colaborada, sin que en principio dicha elección pueda suponer diferencia alguna.

Y decimos en principio, porque en la nueva Ordenanza se diferencia claramente entre ambos caminos, apreciándose posibles diferencias entre los plazos para la revisión documental de las solicitudes  e inclusive en relación al tiempo establecido para la subsanación de posibles deficiencias en el expediente, dado lo cual resulta más que cuestionable que ambas vías tengan exactamente el mismo tratamiento tal y como establece el artículo 8 de la nueva Ordenanza.

Por otro lado, y como ya se ha comentado, los procedimientos pasan de cinco a dos; declaración responsable y licencia.

El procedimiento de declaración responsable pasa a ser el procedimiento general a seguir para la mayoría de las actuaciones a emprender, quedando el procedimiento de licencia para aquellos casos en que por razones de seguridad o relativos al medio ambiente el procedimiento de declaración responsable no ofrezca salvaguarda suficiente.

El artículo 10 de la Ordenanza establece una serie de criterios en relación a qué puede ser considerado como una modificación de licencia y que no, hecho este muy importante en relación a posibles variaciones entre lo contemplado en documentación aportada por el interesado y la realidad del establecimiento, o a la hora inclusive de poder cambiar de actividad, en determinadas condiciones, sin que ello deba suponer una nueva solicitud de licencia.

La principal objeción que a nuestro juicio se podría poner a  la nueva Ordenanza sería la relativa a la posibilidad de que previsiblemente la elección entre dar curso a la licencia a través del propio Ayuntamiento o de una ECLU sí comporte diferencias significativas para el interesado, sobre todo en relación a los plazos efectivos que se empleen para la revisión documental de los expedientes (la Ordenanza acaba de entrar en vigor y la Agencia de Gestión de Licencias parece estar ya colapsada), plazos para la contestación a un posible requerimiento como se comentó con anterioridad, plazos efectivos para realizar la visita de comprobación establecida en la Ordenanza, o la posibilidad o no de poder tener acceso al técnico informante de la licencia, aspectos todos ellos fundamentales en el proceso de obtención de una licencia de apertura de actividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s