Bar restaurante Caiz en Navalcarnero

caiz4Los propietarios del bar restaurante Caíz ya tenían un pequeño bar restaurante en el municipio de Navalcarnero cuando contactaron con Ingenio Madrid buscando asesoramiento para montar su nuevo establecimiento en el mismo municipio.

Contactaron con anterioridad a la compra del inmueble donde pretendían ejercer la actividad para solicitar un Estudio de Viabilidad relativo a una posible implantación de este tipo de actividad en el local que, por motivos estrictamente comerciales, les interesaba.

Hay que tener en cuenta que una Estudio de Viabilidad negativo, es decir, que indique que la implantación de una actividad es inviable, es muy poco frecuente, no así la existencia de Estudios de Viabilidad positivos pero que requieren una inversión fuera de las posibilidades del solicitante a la hora de establecer la actividad.

Se visitó el local y se analizaron las condiciones del mismo, teniendo muy presentes los tres aspectos más determinantes para la implantación de este tipo de establecimiento; su viabilidad desde el punto de vista urbanístico, es decir, en relación a si el uso estaba permitido o no y en qué condiciones, en base al Plan General de Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Navalcarnero; posibilidades y condiciones para la evacuación de humos de cocinado en el futuro local; y por último, aunque con la misma relevancia al menos que los dos anteriores, la insonorización de la actividad.

Los dos últimos aspectos, el relativo a la evacuación de humos de cocinado y el relativo a las condiciones de insonorización, son, a nuestro juicio, los dos aspectos de mayor importancia en la implantación de cualquier actividad relacionada con la restauración.

La salida de humos tiene especial importancia dado que dicha salida tiene que cumplir en su evacuación al exterior un régimen de distancias que hace que, en función del Imagenmunicipio donde nos encontremos, la salida de humos del local deba quedar entre 1-2 metros por encima de la cubierta propia o perteneciente a colindantes en un radio de 15 metros con el fin de evitar molestias a los vecinos colindantes a la actividad.

En locales de reciente construcción es habitual que los mismos dispongan de una serie de columnas de ventilación interiores al local y exclusivos para el mismo, que simplifican en gran medida la evacuación de los humos de cocinado, siendo el problema considerablemente más complejo en el caso de locales con mayor antigüedad sin dichas columnas de ventilación interiores. Es más complejo porque, una vez que la salida debe ser exterior al local (habitualmente discurren por patios de luces del edificio), forzosamente la misma deberá contar para su instalación además de con la autorización municipal con la autorización de la comunidad de propietarios del edificio.

Dicho acuerdo, que debe constar expresamente en el Orden del Día de la Comunidad de Propietarios para su aprobación, es en muchos casos más complicado de obtener que la propia licencia municipal, debiéndose tener en cuenta que en muchos casos una cantidad importante de propietarios suelen tener una visión muy negativa con respecto a una posible implantación de este tipo de actividad en el edificio, puescaiz2 suele considerarse que son actividades con una alto potencial en lo relativo a la generación de molestias a la comunidad circundante.

Además, las salidas de humos tienen que cumplir con la reglamentación que les afecta en relación a las condiciones de protección contra incendios, lo cual en no pocos casos suele conducir a que dicha salida sea inviable, más que desde el punto de vista técnico, desde el punto de vista económico (la instalación de un conducto con característica frente al fuego EI30 con 15-20 metros de desarrollo puede llegar a suponer un desembolso de dinero nada despreciable).

A menudo se tiende a caer en el error de pensar que el sólo hecho de que un local disponga de salida de humos por patio de luces interior del edificio resuelve el problema relativo a la evacuación de humos del establecimiento, obviando por completo que dicha salida de humos debe contar con unas determinadas características en materia de incendios así como en materia de transmisión de temperatura a las habitaciones o locales por los cuales discurre la salida de humos correspondiente (hay que recordar que los humos de cocinado evacuados suelen tener una muy alta temperatura, que, en contacto directo con la pared por ejemplo de una habitación de una vivienda, puede tener similar efecto al de un radiador constantemente encendido, con la perturbación que dicha circunstancia puede suponer por ejemplo en verano).

La insonorización de este tipo de locales tiene una importancia aún mayor si cabe, y ello por una sencilla razón; un defecto grave en su diseño y/o ejecución tiene muy mala solución. Tiene muy mala solución porque la solución acústica queda embebida tras instalaciones, acabados superficiales, etc., y por lo tanto para corregir un defecto grave en dicho apartado es posible que la única solución fuera deshacer para después rehacer la solución acústica, algo impensable a inasumible por lo general.

Se trata de poner barreras al ruido generado en la actividad, que es como el agua, en el sentido de que puede colarse por cualquier resquicio aparentemente inofensivo, y además los materiales utilizados en dichas soluciones son todos ellos en gran parte derivados del petróleo, lo cual explica el elevado precio de los mismos.

El error más común es pensar en dónde se tiene al o a los vecinos colindantes, y una vez identificados y situados actuar únicamente en el frente a dichos vecinos; se debe tener en cuenta que con dicho proceder estamos poniendo una valla en mitad del campo, como suele decirse, siendo una medida completamente ineficaz a la hora de controlar la emisión de ruidos procedentes de nuestra actividad a los vecinos colindantes.

Una solución eficaz al respecto implica siempre el formar un cubo acústico en nuestro establecimiento, insonorizando, por este orden, suelo, techo, paredes perimetrales del establecimiento, pilares y bajantes, con lo cual todas las instalaciones, tabiquería, etc., interiores a dicho cubo, quedaran flotando dentro de dicha solución acústica.

El tipo de materiales a emplear depende en gran medida de las fuentes de emisión de ruidos previstas en nuestra actividad (equipos de reproducción audiovisual y número de ocupantes previstos durante el desarrollo de la misma), así como las limitaciones impuestas por la normativa de ruidos de cada municipio en concreto.

caiz5Se tuvieron en cuenta tanto los aspectos anteriormente comentados en relación a la evacuación de humos de cocinado como los concernientes a la emisión de ruidos por parte de la actividad en el caso del bar restaurante objeto del presente artículo, diseñando así mismo el resto de las instalaciones; electricidad, ventilación y climatización.

La instalación eléctrica se diseñó teniendo en cuenta los condicionantes impuestos por la aplicación de la ITC 28 del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (tipo de conductores empleados, fraccionamiento de circuitos en zonas de público, medidas de ahorro energético en lo relativo al encendido y apagado de los circuitos de alumbrado, diseño del alumbrado de emergencia, niveles mínimos de iluminación en función del uso de cada uno de los recintos del establecimiento, etc.), y se procedió al cálculo de cargas térmicas del local en función de las condiciones climatológicas del emplazamiento, su orientación, disposición de huecos al exterior, etc.), con el fin de dotar de una climatización eficaz y dimensionada en base a las cargas térmicas previsibles en el local.

El resultado final es el que puecaiz3de observarse en las fotografías que acompañan al presente artículo; un bar restaurante con amplias zonas de dotaciones (dispone de aseos para señoras, caballeros, personal y personas con movilidad reducida), así como almacén y cuarto de basuras, un amplio comedor de más de 100 m², y zona de bar claramente diferenciada de la zona de restauración tal y como dispone el Decreto 184/caiz51998 por el que se aprueba el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas, Establecimientos, Locales e Instalaciones de la Comunidad de Madrid.

Nuestro más sincero reconocimiento y gratitud a los propietarios del bar restaurante Caíz por su colaboración y comprensión durante el diseño y puesta en obra del mismo, deseándoles desde aquí la mejor de las suertes durante el desarrollo de su actividad.

Ingenio Madrid, perseveramos en su licencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s