Abrir un negocio en 2012: Una buena idea

Si tiene pensado abrir una tienda, un restaurante, un bar, o cualquier actividad que conlleve trabajar en un local abierto al público, este artículo le interesa, ya que vamos a explicar cómo funciona la licencia de apertura.

Aunque no es el propósito de este post, añadimos que ahora mismo es un muy buen momento para encontrar locales a buen precio, sobre todo en alquiler (para venta, quizás haya que esperar unos años más). Por desgracia, un simple paseo por las calles de cualquier ciudad española demuestra la cantidad de negocios cerrados o con un cartel de “se traspasa”. El futuro emprendedor lo tiene que ver como una oportunidad para arrancar con unos gastos fijos mucho más ajustados que sus competidores.

  • La licencia de apertura (también llamada licencia de actividad) es un documento emitido por el ayuntamiento que acredita que un local cumple con los requisitos exigidos para el destino previsto, desde los puntos de vista urbanísticos, higiénicos, ambientales y de seguridad.

Las actividades profesionales, artísticas o artesanales que se realicen en la vivienda no la necesitan, siempre que no haya venta al público o ni se produzcan molestias o riesgos para los vecinos. En el resto de los casos es obligatoria.

La licencia de actividad se da para un local y para uno (o varios) titular(es). Es intransferible, lo que significa que si el negocio cambia de propietario, es necesario pedir un cambio de titularidad al ayuntamiento.

Aunque la terminología puede variar según los ayuntamientos, en general se diferencian dos clases de actividades: las inocuas y las calificadas.

  • Las actividades inocuas son aquellas que no causan mayores molestias ni riesgos, y por este motivo los requisitos suelen ser simplificados. Pueden ser tiendas con productos no perecederos ni peligrosos, como una tienda de ropa, una papelería, la oficina de un abogado, la consulta de un médico (siempre que no emplee técnicas invasivas o peligrosas como los rayos X), o una inmobiliaria.
  • Las actividades calificadas son aquellas que, por estar consideradas como molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, requieren adoptar medidas correctoras sanitarias de seguridad y/o medioambientales. Para ello, en sus tramitaciones, se emiten informes municipales urbanístico, industrial, sanitario, medioambiental y jurídico. Por ejemplo un bar (por el ruido que ocasiona) o un local que necesite un aire acondicionado de mucha potencia serán identificados como actividad calificada.

¿Cómo proceder?

  1. Buscar un local acorde a la futura actividadMuchos nuevos emprendedores cometen el error de escoger un local que les gusta y se comprometen a un alquiler o una compra antes de averiguar los requisitos que les pedirá el ayuntamiento. Proceder de esta manera puede costar muy caro. Incluso si ya se estaba realizando una actividad similar a la que vamos a desarrollar no es garantía de que el local cumpla. Las normativas cambian muy a menudo, y siempre tienen mayores exigencias de accesibilidad, seguridad, reducción de molestias, etc. Adaptar el local a las normas podría costar muy caro. Peor aún, podría ser que fuese imposible realizar la actividad en el local, por incompatibilidades estructurales (altura insuficiente, actividad solo permitida en planta baja).

    Para evitarlo, es mejor ir al ayuntamiento a preguntar los requisitos necesarios para la actividad. También es posible dirigirse directamente a una empresa privada. De todos modos, los ayuntamientos suelen exigir un informe técnico y la entrega de planos realizados por un profesional (arquitecto, aparejador, ingeniero técnico, delineante) y visados por su colegio profesional. La empresa que elija para estos menesteres normalmente le aconsejará y le ayudará en la elección del local.

  2. Adaptar el local
    Aunque se haya elegido el local más adecuado para la actividad, casi siempre es necesario hacer algún tipo de obras (lo más frecuente son los temas de adaptación para minusválidos). En caso de obras menores, se solicita una licencia de obras al ayuntamiento, y se puede solicitar al técnico una licencia de apertura provisional. En caso de obras mayores, el técnico del ayuntamiento inspeccionará de todas formas de nuevo el local cuando los trabajos hayan finalizado.

  3. CostesHay tres tipos de costes:

    – Las tasas del ayuntamiento, que varían según el municipio, desde unos pocos euros a cantidades más significativas de varios cientos de euros en ciudades como Madrid (para una licencia de actividad inocua).
    – Los informes de los técnicos, que van desde los 800€ para una actividad inocua, el doble para una calificada, y varios miles de euros para proyectos más complejos con obras.
    – Los costes de adaptación y obras, muy variables según la actividad y la situación de origen del local.

  4. Plazos
    Los ayuntamientos pueden tardar mucho tiempo en aprobar una licencia de apertura. Depende del volumen de la lista de espera, y es frecuente ver proyectos sencillos (actividades inocuas) tardar más de 6 meses en ser aprobados, y hasta varios años en casos más complicado. Sin embargo, no significa que los negocios no puedan abrir. En general, se considera que el silencio administrativo vale como aprobación provisional de la licencia. Eso sí, es fundamental asesorarse bien y estar seguro de que se están cumpliendo todos los requisitos legales.
Si necesita tramitar su licenciawww.ingeniomadrid.com

Fuente: Blog de Consultoría Financiera Kerfant

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s